OPINIÓN || COVID-19 en el aire y Elecciones Parlamentarias - Diario Suspenso | Últimas Noticias de Venezuela

OPINIÓN || COVID-19 en el aire y Elecciones Parlamentarias

Share This

Por: Gabriel García. D (Politólogo)

elgabogarciavzla@gmail.com / Ig: elgabogarciavzla

Con la llegada de la pandemia del COVID-19 y las medidas tomadas para salvaguardar la vida, y más allá, la cultura de los pueblos; la normalidad y costumbres de las sociedades han disminuido casi por completo. Aún así, el ejercicio de la política no cesará su accionar por el hecho de ser intrínseco con las relaciones sociales que tejen los seres humanos, y mucho más en momentos de dificultad, donde los niveles de organización y entendimiento deben estar a la altura del momento histórico.

Alrededor de ésta crisis sanitaria que vive la humanidad, el ejercicio de la política en cuanto al funcionamiento del Estado no se detiene, y detrás de esa institucionalidad, el juego de los actores políticos por los espacios de poder. Ya sea en el desempeño diario de los diversos niveles de la política, como en las contiendas electorales pertinentes a lo que dicta la Constitución en cualquier país, con sus características propias, claro está. 

En éste caso, y con la "nueva normalidad", las prácticas y estrategias electorales deben adaptarse, dejar de lado por estos momentos los grandes actos de masa como demostración de capacidad para la movilización, hasta incluso reuniones númerosas en espacios cerrados, y volver a poner como punto fundamental el contacto directo con las personas, aunque incluso dichos acercamiento deban ser innovadores. Es ahí donde el recurso de las redes sociales debe transcender, de ser una herramienta para un simple monólogo por parte de los dirigentes políticos, para convertirse en medios para el debate (muy necesarios en la política) entre el gobernante, representante ante su pueblo o electorado. ¿A dónde voy con esto? A que se deben humanizar las redes sociales de los actores políticos, porque en ésta nueva realidad es la única vía segura para transmitir el mensaje a los ciudadanos, sin correr el riego mortal de expansión del COVID-19 en el territorio.

En el caso venezolano, las elecciones próximas son las parlamentarias 2020 que serán el 6 de diciembre. Por sí solas,  generan un contexto complejo entre los intereses propios de los factores políticos nacionales, como en los intereses de personeros internacionales. Y ahora se le suma el desafío de realizar dichos comicios en condiciones limitadas, condiciones propias de la pandemia mundial que atravesamos, aunque ya el Consejo Nacional Electoral (CNE) ha elaborado un protocolo riguroso de bioseguridad para minimizar el brote y propagación del virus. Es importante mencionar que en ésta ocasión, la ampliación de la representación en el parlamento de 167 a 277 curules, responde al crecimiento poblacional y la diversidad de sectores que conforman la sociedad venezolana, dicha apertura ha traído varias opiniones, entre los que apelan a la participación máxima, aun con el enemigo invisible del COVID-19 en las calles donde toda aglomeración es peligrosa; o por otro lado los que llaman a la abstención del electorado, como parte de su estrategia para reforzar la imagen de estado fallido y, otro sector que introduce recursos legales antes el Tribunal Supremo de Justicia (TSJ), como lo hizo el Presidente del Partido Centro Democrático (PCD) en el Estado Zulia, Carlos Alaimo: "Dicho recurso gira entorno al problema sanitario mundial del que Venezuela no escapa", ocasionado por el brote de coronavirus que se encuentra en el país.

En definitiva serán unas elecciones atípicas, donde la creatividad prevalecerá para llegar al electorado, en las cuales  jugadas sucias tanto dentro como fuera del país no serán de esperar, así estemos pasando por la crisis sanitaria mundial más difícil para toda la humanidad. Pero, es el escenario óptimo para probar la fortaleza de la institucionalidad del país en situaciones extremas, y garantizar a cada persona su oportunidad y derecho de elegir. Dicha acción por parte del Estado es cumplir con la máxima de Jean-Jacques Rousseau (y con esto concluyo), "El derecho de voto es un derecho que nada ni nadie puede quitar a los ciudadanos".
OPINIÓN || COVID-19 en el aire y Elecciones Parlamentarias


Nota: el Diario Suspenso no se hace responsable de las opiniones, criterios y narrativa expresada por el autor.


No hay comentarios.:

Publicar un comentario