Ministerio Público solicita a la Interpol notificación amarilla para localizar a Carlos Lanz - Diario Suspenso | Últimas Noticias de Venezuela

Ministerio Público solicita a la Interpol notificación amarilla para localizar a Carlos Lanz

Share This
A 20 días de la desaparición del ex guerrillero y ex gerente de Alcasa, residenciado en Aragua, el fiscal designado por la ANC, Tarek William Saab, asegura que se descarta un secuestro. La notificación amarilla es una alerta policial mundial sobre una persona desaparecida que se publica para localizar a víctimas de rapto por uno de los progenitores, retenciones (secuestros) o desapariciones inexplicadas.

Maracay. El 8 de agosto de 2020, Carlos Lanz Rodríguez, de 76 años de edad, desapareció de su residencia ubicada en la urbanización Base Sucre, en el estado Aragua. Transcurridos 20 días, el Ministerio Público anuncia que ha solicitado a la Organización International de Policía Criminal, Interpol, emitir una notificación amarilla para localizar al exguerrillero, exgerente de Alcasa y asesor del Ministerio para la Educación.

Tarek William Saab, fiscal general designado por la Asamblea Nacional Constituyente, anunció en rueda de prensa que de acuerdo con las experticias realizadas, el secuestro de Lanz queda descartado, pues hay elementos que demuestran que salió de su casa de forma voluntaria.

Tenemos la información certera de que su teléfono celular tuvo conectividad dentro de su casa a las 11:30 a. m. de ese día y luego ya no volvió a activarse. Al regresar su esposa a las 6:30 p. m. y ver que seguía sin aparecer y que su teléfono estaba apagado, se decidió a denunciar”, explicó Saab.

El Ministerio Público junto con los organismos de seguridad como Dgcim, Sebin y Cicpc, han realizado aproximadamente 60 diligencias de investigación, entre entrevistas, experticias forenses, análisis de telefonía, revisión de movimientos migratorios, pruebas de polígrafo, entre otras, y se ha entrevistado al menos a 22 personas tratando de esclarecer los hechos. Además de los diversos análisis de telefonía e inspecciones técnicas a su vivienda y otros sitios, se han realizado múltiples recorridos buscando posibles testigos, para dar con el paradero de Lanz.

Su esposa, Mayi Cumare, ha explicado en varias ocasiones que el pasado 8 de agosto salió de su vivienda a las 8:30 a. m. y dejó a su esposo durmiendo. A las 11:30 a. m., aproximadamente, la hija de Carlos Lanz, que vive en la misma casa, salió de su habitación y se percató de que su padre no estaba, lo que a la familia le pareció muy extraño, pues Carlos Lanz nunca salía sin avisar y menos en la situación de pandemia.

Al pasar las horas y no tener información de su paradero, la familia interpuso la denuncia ante los organismos policiales, los cuales determinaron que “no existe ninguna evidencia criminalística de violencia en su hogar o en el entorno. No hay testigos, ni amenazas previas o contactos posteriores. No hay pruebas de elementos actuantes en su salida inicial”, según reporte de Saab, jefe del Ministerio Publico, que informó que los entes de investigación trabajan algunas hipótesis, aunque no especificó cuáles.

Además –continúa– se han practicado análisis de computadoras, de registros de vehículos y se han seguido todas las posibles pistas que pudieran arrojar información. Se han solicitado y revisado múltiples grabaciones de cámaras de seguridad, se han hecho análisis de perfiles financieros a su entorno y allegados, sin que hasta ahora podamos dar certeza de cuál es su situación.

El pasado 11 de agosto, Mayi Cumare, en un comunicado publicado en medios y redes sociales, asomó algunas luces de lo que considera son las razones de la desaparición de su esposo.

“Nos ha costado mucho entender y desarrollar su obra, pero hoy todos y todas estamos unidas y unidos por su causa, por su búsqueda por no permitir que se tergiversen las verdaderas razones de su desaparición, las cuáles son políticas, porque Carlos representa un obstáculo en el camino torcido de muchos y muchas. Carlos, desde hace rato venía pensando y reflexionando demasiado y eso no conviene a los que se oponen a la construcción de nuestros sueños y utopías. Muchos dicen que se exponía demasiado, quizás… pero cómo hacía entonces para gritarle al mundo que entendiera que nos están destruyendo los sueños con planes perversos y alianzas diabólicas? ¿Con errores que estamos cometiendo? ¿Cómo hacía para que su verbo y su relato fuesen escuchados?”, refiere parte del comunicado.

Su hijo Alex Lanz también ha divulgado información en la que aclara, por ejemplo, que su padre, con 76 años, “es una persona intelectualmente con todas sus capacidades. Tiene una cicatriz a la altura de la garganta, una en la parte trasera de la oreja derecha, un lunar entre las cejas. Es calvo y con barba blanca y mide 1,72 metros”.

Mientras tanto, la familia sigue apelando a los amigos, los movimientos sociales y las instituciones del Estado para encontrarlo.

“¿Lo volveremos a ver? ¡No lo sé! (…) nos toca buscarlo debajo del mar, en el subsuelo, en las montañas, detrás de las piedras, debajo de los ríos, en las escuelas, en los cuarteles, en las comunidades, en las fábricas, en los pueblos. Sé que allí está mi Carlos, el de uds., el de todos y todas. Busquémoslo y pronto, se hace tarde”, refrenda Mayi Cumare, en el comunicado difundido a las 72 horas de la desaparición.

Carlos Lanz Rodríguez, nacido en Upata, estado Bolívar, perteneció a diversas organizaciones guerrilleras de izquierda y a las Fuerzas Armadas de Liberación Nacional (FALN), grupo insurgente que operó en Venezuela para derrocar al gobierno del entonces presidente, Rómulo Betancourt.

Sociólogo egresado de la UCV, es conocido por su participación en 1976, en el secuestro más largo en la historia criminal del país, el de William Frank Niehous, industrial estadounidense, gerente de la fábrica de vidrios Owens-Illinois. En esa operación participó igualmente, Jorge Antonio Rodríguez, el padre de la actual vicepresidenta y del ministro de Comunicación del gobierno de Nicolás Maduro.

(cronica.uno)

No hay comentarios.:

Publicar un comentario