Desiré Santos: Tiene que haber un parlamento que controle - Diario Suspenso | Últimas Noticias de Venezuela

Desiré Santos: Tiene que haber un parlamento que controle

Share This

Desde su época de liceísta a Desiré Santos Amaral le interesó la política y el periodismo. Allá en el “Fermín Toro” y “Luis Espelozin”, se codeó con los dirigentes políticos de entonces como Felipe Mujica, Luis Manuel Esculpi, Pastor Heydra, nombres que después sonarían en el concierto de partidos y organizaciones con fines políticos como suele denominarlos el CNE. Transcurrían los años 60.  


Pero al lado de esa activación política, Santos Amaral comenzó a ejercer el periodismo en Punto, aquel periódico del Movimiento al Al Socialismo (MAS), fundado con los bolívares donados que se ganó Gabriel García Márquez del Premio Rómulo Gallegos y el cual era dirigido por Eleazar Díaz Rangel. Hablamos del año 1971. Y ya graduada de comunicadora social (UCV), Santos Amaral llegó a trabajar en Notirumbos, “El Periódico impreso en la Radio” y simultáneamente en Últimas Noticias, los dos medios de mayor arraigo en el pueblo, de acuerdo a estudios. “Quien no la oía por radio, la leía en el periódico”, le decían.  


Pero después de ocupar un puesto por 25 años en el llamado “Diario del Pueblo”, se fue de lleno a la política como Constituyente, la más votada de 1999 y diputada; para luego retornar a ese edificio donde funcionaba Últimas Noticias, frente al Panteón Nacional, ya como Ministra de Comunicación del presidente Nicolás Maduro. Era el año 2015.  


¿Se considera política o periodista? 


Soy una periodista que incursiona en la política. El periodismo y la política no pueden desligarse. Todos tenemos una posición, pero en el ejercicio del periodismo no puedes tomar partido. Yo soy una periodista en esencia. He ejercido el periodismo y no he sentido contradicción para el ejercer la política. Algunas bases doctrinarias del periodismo sirven para ser un buen político, para ser un político decente, que escucha, equilibrado. Soy una periodista que ejerce la política como muchos en el mundo entero. La política es una manera de comunicar; un periodista tiene como norma irrenunciable la verdad y no hay nada peor que un político mentiroso.  


¿Cómo entró a la política? 


Desde muy niña, 13 años, primer año de bachillerato en el liceo Fermín Toro, era militante de la célula “Fidel Castro”. Después en los liceos Luis Espelozin y José Gregorio Hernández. En la UCV participé en la etapa de la renovación y la Liga de Mujeres con Marelys Pérez, Helena Salcedo, Rosita Caldera. Y con el chavismo me conecto a través de Chávez.  


Usted ejercía el periodismo el 4 de febrero de 1992. ¿Cómo cubrió ese evento? 


Nos contactaron. Nos reunimos con varios de los que participaron. Ese 4-F estuvimos en el periódico que no pudo salir al día siguiente. Yo bajé de la Torre de la Prensa hasta la plaza Bolívar, al concejo municipal de Caracas. Era alcalde Claudio Fermín. Cuando bajé todavía no había hablado Chávez con su famoso “Por Ahora”. Yo también trabajaba en Radio Rumbos con Teresita Maniglia de jefa de información. En la plaza Bolívar estaba Darío Vivas y Fidel Vásquez que eran concejales. Ahí vimos en la televisión al comandante Chávez. Lo vimos en las oficinas de los concejales. Yo me emocioné y dije ‘te fijas que todavía quedan hombres aquí’. En la calle la gente estaba muy emocionada. ´Yo empecé a entrevistarlos. Después me fue al Congreso donde habló Rafael Caldera y Aristóbulo Ustúriz.  


Fue diputada en el primer periodo de la Asamblea Nacional unicameral, entre el 2000 y 2005. ¿Cuál fue el aporte de esa AN? 


El gran aporte de esa AN fue la discusión de leyes inexorables, como decía Simón Bolívar. De leyes para el pueblo y para radicalizar un proceso. Teníamos una nueva Constitución. Esa primera AN abrió el camino hacia un país que estaba reflejado en la Constitución.  



¿Esa AN intentó avalar a Pedro Carmona como presidente el 12 de abril de 2002? 


Jamás. Esa AN defendió al Gobierno de Chávez. Allí se les cayeron las máscaras a un poco e’ tipos que estaban con nosotros. El señor Miquilena, que nos estafó. Allí fue la primera traición. Los periodistas fueron testigos de la valentía y la firmeza que tuvieron diputados como Willian Lara, Pedro Carreño, Nohelí Pocaterra, Darío Vivas, Iris Varela. Hubo momentos muy duros, muy tensos. Allí empezaron los saltos de talanquera.   


Ahora vamos a una nueva elección de la AN. ¿Cómo pedir el voto en medio de esta crisis económica? 


Nosotros tenemos moral para pedir el voto, porque esta situación no la ha provocado el Gobierno bolivariano. Nadie puede decirlo. Hasta hace poco, antes de las sanciones y medidas coercitivas tan horribles, que prohíbe que Venezuela haga un comercio normal, en este país había de todo y la gente tenía poder adquisitivo, había posibilidades de bienestar. Nadie puede negarlo. Nosotros tenemos moral para pedir el voto porque con ese voto el pueblo y el pueblo chavista más allá de lo que está padeciendo, que lo estamos padeciendo todos; el pueblo chavista sabe su compromiso y sabe que no se puede dar marcha atrás, que no puede haber un paso atrás, porque ese pueblo sabe la entrega de este país, antes de que Chávez irrumpiera en la política venezolana. Nosotros tenemos moral para decirle al pueblo que su voto es la herramienta para dar una respuesta contundente a quienes nos tienen amenazados, a quienes han querido forzar la salida del Gobierno de Nicolás Maduro. 


Por cierto, el presidente Maduro ha llamado al dialogo en repetidas veces sin que un sector del país lo reconozca como Jefe de Estado. ¿Debería seguir insistiendo en dialogar con ese sector político? 


El presidente Maduro tiene que seguir manteniendo esa política de dialogar con quien sea; porque esa es la esencia de su Gobierno: llamar a todos. Esa es la esencia de su Gobierno, el diálogo como expresión política, como herramienta para la paz, para el buen funcionamiento del país. Un sector de la oposición escuchó el llamado y está participando y sin duda va a tener una representación en la AN. Será una AN bien diversa y bien bueno que lo sea así, que va haber respeto entre nosotros, porque eso es la política. Quienes conocemos al presidente Maduro sabemos que su política es escuchar y promover la unidad.  Ahora, existe la extrema derecha ‘trumpista’. ¿Cómo tú le vas a decir a otro país que intervenga al tuyo? Y ahí tienes: el pueblo de Estados Unidos qué hizo: se cansó de ese bocazas. Y aquí en Venezuela la derecha golpista fracasó. Juanito Alimaña, como le dice Diosdado, fracasó. Ese sector no tiene vida.  


Ese sector son venezolanos que conviven con nosotros. 


Hay que respetarlo en la medida que su actividad política esté de acuerdo con la Constitución. ¿Cuál es pues? Ahora yo creo que tiene que haber sanciones para ese sector. No pueden quedar así. Ellos son parte de esa actividad criminal que quisieron imponer en este país. Nosotros no los queremos borrar a ellos. Ellos si quieren borrar al chavismo.   


¿Qué cosas han cambiado en la sociedad venezolana con la llegada del chavismo? 


Este es un pueblo más consciente, politizado, este es un pueblo que discute, que asombra, que tiene la capacidad de discernir, un pueblo que sabe que tiene derechos y eso se lo fomentó Chávez. Este es un pueblo que ha cambiado y que además tiene consciencia de lo que pasa en el mundo y la importancia que tiene este país en el concierto de las naciones. 


Fue diputada en las cuatro últimas AN y ahora compite en las parlamentarias del 6-D. ¿El parlamento ha cumplido el papel de controlar al Poder Ejecutivo o ha mirado a otro lado? 


Se interpeló a ministros. Hubo incluso debates interesantes con la interpelación. En el periodo 2000-2005 quisieron aprobar un voto de censura a la entonces vicepresidenta Adina Bastidas. Eso fue como una especie de golpe promovido por cierto sector. En aquella oportunidad hubo interesantes debates, tú fuiste reportero parlamentario. El parlamento es un elemento de equilibrio en los poderes. Tiene que haber un parlamento no solo que controle y regule, que legisle, sino que contribuya con el resto de los poderes públicos para que se construya la nación.  


Usted cogobernó cuando los entonces diputados Nicolas Maduro y Cilia Flores ejercieron la presidencia de la AN. ¿Cómo evalúa esas gestiones? 


Fueron unas gestiones de puertas abiertas. Todos los diputados tenían acceso a ellos. Casi que pernoctábamos allí discutiendo las leyes. Se hacían desayunos para pautar la semana, como un medio de comunicación que discute sus pautas semanalmente. Eso fue una orientación del presidente Chávez y tanto William Lara, Francisco Ameliach, Cilia, Nicolás, Diosdado cumplieron. Allí hubo un ejercicio fraternal. En nuestra fracción, el Bloque de la Patria se discutía mucho, incluso con los aliados. Se tenía en cuenta la opinión de cada quien. El parlamentarismo de calle fue un ejercicio extraordinario de las gestiones de Cilia y Nicolas. Para ellos lo más importante era que el pueblo se expresara y que se escuchara a la gente.  


El pueblo se expresó en el 2015 por una opción distinta al chavismo.  


Y se le respetó. Tanto que ellos se instalaron el 5 de enero de 2016 y el 10 de enero el presidente Maduro fue a tenderles la mano. Les ofreció su concurso, los llamó a trabajar juntos y ¿qué hicieron ellos el 23 de enero de 2016? Le dieron un plazo de seis meses. Se hubiera podido gobernar con ellos si ellos hubieran entendido el papel que les estaba dando el pueblo.  


Como periodista, dígame una entrevista que tenga pendiente en pauta. 


Me gustaría entrevistar al Papa Francisco. Me parece tan interesante lo que el Papa Francisco dice, más allá de si crees o no crees; pero me parece que aborda con tanta sinceridad, con tanto respeto y vehemencia los temas. Además, el Papa tiene una homilía muy importante sobre los medios de comunicación y es muy asertivo.  Yo reviso mucho lo que él declara y él toma partido a favor de los pobres, de las minorías y alerta al mundo. Él intenta que su Gobierno, su mandato como Papa esté al lado de quienes sufren.  


¿Aquí en Venezuela sus representantes siguen esa línea del Papa Francisco? 


La cúpula de la iglesia católica venezolana no. Da mucho dolor; porque, por ejemplo, uno ve los sacerdotes de pueblos y uno encuentra afecto cuando dan misas en los barrios, independientemente de su posición política, pero son gente que convive con los anhelos del pueblo. En cambio, la cúpula eclesiástica no. Da dolor porque los conozco, porque siempre cubrí la iglesia, las asambleas de la Conferencia Episcopal. Lo que ellos hacen ahorita nunca lo hicieron cuando los gobiernos de la derecha. El papel de la iglesia debe ser alertar sobre lo que está malo. Nadie les está diciendo que se cuadren con el Gobierno, pero que no sean golpistas. O qué fue lo que vimos el 11 de abril. Eso da dolor, porque yo soy católica; yo hice la primera comunión un 26 de octubre, día de José Gregorio Hernández. No te voy a decir a decir el año, jejeje. 


El reto a los políticos. “En la revolución siempre ha habido libertad de expresión”, respondió Desiré Santos Amaral cuando le preguntamos si en Venezuela existe libertad de expresión, durante la entrevista que concedió a Últimas Noticias la cual transcurrió en las instalaciones de Jvke Mundial, radioemisora que actualmente dirige. “Yo puedo retar a cualquier persona, político, periodista, para que comparemos”, completó Santos Amaral, quien dijo ser testigo de los últimos 50 años de cómo ha transcurrido la libertad de expresión en el país. Y en ese medio siglo siendo testigo, la también directora de El Correo del Orinoco, incluye los 12 años que estuvo en las secretarías del Colegio Nacional de Periodistas.  “Nadie me puede venir con cuentos”, acotó Santos Amaral.  


Los dichos. “En la cuarta república había una polarización social. Los pobres eran mayoría, pero no tenían muchos derechos. Había una lucha de clases. Ese era un sistema perverso”. 


“La polarización se acentuó en el actual periodo porque son dos modelos de país muy distintos. Este es un modelo que privilegia al pueblo, la soberanía que la contiene el Plan de la Patria. Justicia social, equilibrio político, respeto a los demás. Eso es la Constitución”.   


“El socialismo del siglo 21 que nos propuso Chávez permite que lleguemos a constituir una poderosa clase media. Esa propuesta permite que todos desarrollemos nuestras propias capacidades y que todos tengamos acceso al bienestar porque eso es un derecho”.   


“La dirigencia política (chavista) de este país ha actuado con mucha firmeza en el camino que dejó Chávez; ha caminado por la ruta que dejó Chávez que fue unidad, lucha, batalla y victoria. Eso se puede palpar. Que hay gente nuestra que ha saltado la talanquera, que ha traicionado, bueno okey, se fueron. Dan hasta vergüenza”.  


 “Un diputado tiene la obligación de defender la Constitución, de promover la paz; además de crear las leyes y debatir”. 




(ÚN)

No hay comentarios.:

Publicar un comentario