Perú: 30 años de escándalos, destituciones y renuncias - Diario Suspenso | Últimas Noticias de Venezuela

Perú: 30 años de escándalos, destituciones y renuncias

Share This


Este lunes el congreso de Perú designó a Francisco Sagasti como presidente de esta nación, luego del efímero mandato de Manuel Merino, quien con solo cinco días fue obligado a renunciar tras el estallido social que se generó luego de su designación.

Esta crisis de la democracia no es una novedad en la nación peruana donde la judicialización de la política y el excesivo rol interventor del Congreso, han hecho que los últimos cinco jefes del Ejecutivo incaico hayan copado la mediática mundial por estar presos, en fuga y hasta suicidados.

Alberto Fujimori: del autogolpe a la vancancia


La crisis de gobernabilidad del Perú tuvo su arranque con la llegada a la presidencia de Alberto Fujimori, quien tras ser electo en 1990, decidió en 1992 llevar a cabo un autogolpe cerrando el Congreso y la Corte Suprema de Perú. Para 1993 lanza un Congreso Constituyente que promulga una nueva Constitución donde disminuye los poderes al Legislativo y convoca a nuevas elecciones logrando obtener el control de la mayoría en el parlamento.

Luego de ser electo para un tercer periodo en el año 2000 y tras haber perdido la mayoría en el Congreso, se inicia un proceso de investigación en el parlamento, por lo que aprovecha una gira para salir del país y desde Japón presenta su renuncia la cual es rechazada por el Legislativo que inicia el proceso para declarar su destitución del cargo, el cual es asumido por Valentín Paniagua.

Al ser señalado y criminalizado por delitos de corrupción y violación de los derechos humanos, se inicia su proceso de extradición desde Japón, hecho que se concreta en noviembre de 2005. Fujimori se encuentra actualmente encarcelado purgando condena de 25 años.

Alejandro Toledo: “El cholo” de gustos refinados


Tras convocarse elecciones en el 2001, es electo Alejandro Toledo, quien por sus razgos indígenas y su imagen de hombre de pueblo fue bautizado como “El Cholo”, apodo que quedó en el olvido en 2011 cuando se revelaron correos del embajador norteamericano en la nación incaica, donde se señalaban los exquisitos gustos en materia de licores y las extravagancias que exigía durante sus giras presidenciales.

En el 2016 tras estallar los escándalos de “Lavajato”, que se trataba del pago de sobornos por parte de la empresa brasileña Odebretch a mandatarios latinoamericanos, el nombre de Toledo aparece dentro de los mencionados, por lo que se abre una investigación y para cuando se decide que existe responsabilidad y se ordena su arresto, se pudo conocer que “El Cholo” se había ido del país hacia un destino desconocido. Actualemente se encuentra en Estados Unidos en libertad bajo fianza.

Al culminar el periodo de Toledo en las elecciones de 2005 es electo Alan García, para el cargo que ya había ocupado entre los años 1985-1990. Luego de dos periodos marcados por la bonanza económica que se registraba en la región suramericana apuesta por la reelección en el año 2016 con poco éxito.

Tras la explosión del “Lavajato”, otro de los nombres que aparece es el de García, quien es acusado de haber recibido sobornos por el orden de 20 millones de dólares, por lo que se prohíbe su salida del país y al dictarse la orden de detención en su contra el 17 de abirl de 2019, la policía arriba a su vivienda donde es hallado sin vida con un disparo en la sien derecha, acción que rememora la realizada por el emperador romano Nerón, al verse derrocado por un golpe de Estado gestado por los gobernadores.

Ollanta Humala: de la izquierda a la derecha corrupta


Para llegar al Gobierno Ollanta formó coalición con Alejandro Toledo y otros actores de la derecha

Tras haber sido asociado a un alzamiento militar nacionalista liderado por su hermano Antauro y señalar su “admiración” por mandatarios de izquierda latinoamericanos, en 2011 es electo como presidente Ollanta Humala, quien al llegar a la presidencia hace alianzas con sectores de la derecha como Alejandro Toledo y Mario Vargas Llosa para la conformación de un Gobierno que echó al traste las promesas de cambios profundos realizados en su camapaña.

Tras un Gobierno marcado por la continuidad de viejas políticas económicas y la promoción de grandes obras de infraestructura vial sostenidas por el auge económico latinoamericano, tras culminar su mandato Humala es investigado por su presunta participación en los casos de sobornos de la empresa brasileña Odebrecht, por lo que es aprehendido. En la actualidad se encuentra bajo “comparecencia restringida” (casa por cárcel) y enfrenta un juicio donde se le imputan cargos que podrían acarrear 20 años de prisión.

Pedro Pablo Kuczynski: el perrito simpático del norte


En las elecciones de 2016, es electo Pedro Pablo Kuczynski como presidente del Perú. La mayor parte de su vida transcurrió en los Estados Unidos, por lo que su castellano estaba impregnado de anglisismo y una fonética gringa. Su paso por la política estuvo marcado por su admiración a la nación norteamericana que lo llevaron a señalar que: “Estados Unidos se enfoca en aquellas áreas donde hay problemas. Como el Medio Oriente. No invierte mucho tiempo en América Latina pues es como un perro simpático que está durmiendo en la alfombrita y no genera ningún problema”.

Como consecuencia de la crisis social provocada por la implementación de medidas de extremo corte neoliberal, el Congreso inicia una investigación en su contra bajo acusaciones de negligencia y en medio de estas discusiones, surgen grabaciones que dan cuenta de negociaciones que estaban llevando a cabo personas cercanas a su entorno, quienes ofrecían dinero y cargos a grupos parlamentarios para que votarán contra la vacancia. Esta revelación lo obligó a presentar su renuncia en marzo de 2018 y en la actualidad purga condena de tres años de prisión preventiva por vinculos con los sobornos de Odebrecht.

Martín Vizcarra: de transitorio a transitado


Luego de la renuncia de Kuczynski el Congreso designa al Primer Vicepresidente del Gobierno, Martín Vizcarra, como Presidente del Perú quien se encontraba como embajador de la nación incáica en Canadá y fue llamado para que culminara el mandato y organizar las elecciones donde los peruanos votarían por un nuevo Mandatario.

Con poco más de un año de haber sido juramentado entre aplausos de los congresistas, en septiembre de 2019, Vizcarra anuncia la disolución del Congreso y en enero de 2020 fue electo un nuevo parlamento que culminaría el periodo del disuelto pautado para el 2021. El congreso electo resultó en una composición multipartidista donde el Mandatario no obtuvo mayoría y producto de la negociación de las diversas fracciones se logra la conformación de una mayoría opositora que puso al frente de la presidencia del Parlamento a Manuel Merino.

Es este Congreso el que a los 11 meses de su instalación, promueve una vacancia contra Vizcarra, la cual aprobaron por mayoría destituyendo al presidente por “incapacidad moral”, al acusarlo de haber recibido supuestos sobornos durante su ejercicio como gobernador de la región de Moquegua entre el 2011 y 2014, de acuerdo a testimonios de testigos “anónimos”.

Manuel Merino: el breve


Tras la destitución de Vizcarra, es juramentado para sucederlo Manuel Merino, quien era el presidente del Congreso. El paso como Jefe del Ejecutivo por parte de Merino fue de tan solo cinco días en los que el Perú fue desbordado por protestas sociales que demandaban el fin de este Gobierno y el llamado a elecciones generales bajo la consigna “que se vayan todos”.

Estas manifestaciones fueron objeto de represión excesiva por parte de las fuerzas policiales, provocando la muerte de al menos dos personas y varios heridos. Producto de estas acciones Merino es destituido por el mismo Congreso que lo juramentó y se abre en su contra una investigación por violación de derechos humanos.

Todo este historial de vacancias y constantes intervenciones del Ejecutivo contra el Congreso y viceversa siempre bajos acusaciones de corrupción mutua, mantiene al Perú sumergido en una constante crisis institucional y de inestabilidad política, condición que algunos afirman lo convierten en un modelo de “Estado fallido”.





(Últimas Noticias)

No hay comentarios.:

Publicar un comentario